Publicidad

Muñeca ‘embrujada’ de Frozen aterroriza a familia

Aunque los dueños trataron de deshacerse de la muñeca en más de una ocasión, está siempre volvía a su casa

Cortesía

Cortesía

Una muñeca de juguete asusta a familia al estar “embrujada” y ‘hablar’ cuando está apagada y sin baterías.

En TikTok, una usuaria contó la historia de una muñeca ‘Elsa’, de la película Frozen, que molestó a una familia durante seis años.

Resulta que, aunque los dueños trataron de deshacerse de la muñeca en más de una ocasión, está siempre volvía a su casa.

La historia de esta muñeca de juguete podría causarte escalofríos.

La Navidad del 2013, la hija menor de la familia Madonia recibió una muñeca de juguete de su película favorita.

“(...) la muñeca de repente comenzó a cantar en inglés y español, a pesar de que no había ningún interruptor para cambiar el idioma”

El regalo fue una muñeca de ‘Elsa’; la cual, con pilas y presionando un botón, cantaba una canción en inglés.

Con el paso de los meses, la niña se olvidó de la muñeca de juguete y no volvió a ponerle pilas nuevas.

Dos años después, la muñeca de ‘Elsa’ comenzó a cantar en español aun cuando estaba apagada.

Finalmente, la muñeca solo conservó el idioma español y comenzó a producir sonidos que no estaban incluidos; como risas en la madrugada.

Y sí, la muñeca de juguete seguía sin pilas nuevas.

Toda la familia estaba asustada con la muñeca de juguete “embrujada”, por lo que hicieron lo posible para deshacerse de ella.

“La muñeca se encendía sola y cantaba y hablaba, aunque el interruptor estuviera apagado”.

No obstante, fueron necesarios al menos 3 intentos para que la muñeca pudiera ser separada de sus dueños.

En 2019, la familia tiró la muñeca de juguete a la basura. Semanas después, esta apareció en la sala.

En un segundo intento, la muñeca regresó al patio trasero de la casa.

Finalmente, y luego de que la historia se hiciera viral, un amigo de la familia ‘adoptó’ a la muñeca “embrujada” para su colección de terror.

Actualmente, la muñeca de juguete permanece sujeta a la camioneta de su nuevo dueño, y continúa dando algunas señales de “estar poseída”.

“A veces la encuentro en una posición diferente o ríe. Yo nunca le coloqué baterías”, ha contado el hombre.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

En vivo

Con: